Hoteles con biomasa, un binomio sostenible y rentable

La eficiencia, modernidad  y excelencia juntas en los hoteles que apuestan por el medioambiente

Bien es conocido por todos, que en nuestras manos recae el peso de cuidar el planeta, y parece que el sector hotelero cada vez lo tiene más claro, aunque también ayuda el ahorro económico que supone apostar por una energía sostenible. Los hoteles ven en  las calderas de biomasa un medio para reducir sus costes energéticos, sin perder modernidad, eficiencia y, además, respetando el medioambiente. Porque la sostenibilidad y la calidad son compatibles

La biomasa es una fuente de energía que poco a poco va aumentando su implantación gracias a la mejora tecnológica de los últimos años y el bajo coste de su combustible, lo que supone importantes ahorros tanto energéticos como económicos.  Y de la misma forma que podemos ahorrar a la hora de elegir un determinado alojamiento, los hoteles y demás establecimientos hosteleros pueden reducir gastos a través de la instalación de ciertos sistemas que repercutan en el ahorro diario.

Una iniciativa muy positiva, puesto que esta tecnología es de bajo impacto ambiental y ayuda a reducir el consumo de combustibles fósiles como el gas o el gasoil entre otros.  Además, el sector turístico está tratando de mejorar su desempeño ambiental ya que los clientes cada vez más esperan que tengan un comportamiento responsable y ecológico, y este factor puede determinar la elección de un determinado establecimiento.

Los hoteles, por sus características de funcionamiento hacen un uso intensivo de la energía, lo que los convierte en un sector con un alto potencial de ahorro que según el informe elaborado por la consultora PwC y la Plaforma Tecnológica Española de Eficiencia Energética, bajo el título  “Cómo impulsar la eficiencia energética. Sector hotelero español”, determina que  el 9% del total del gasto anual de los hoteles medios en España, corresponden a la electricidad y la calefacción. Si al mismo tiempo se suman ciertos servicios como pueden ser el spa y la piscina, el gasto aumenta al 25%. En dicho estudio llegan a la conclusión de que la utilización de este combustible para calentar un recinto hotelero puede reducir hasta un 50% el total del coste anual debido principalmente al bajo precio del combustible.

Una de las formas de mejorar el modelo energético y optimizar los recursos se basa en  apostar principalmente por los biocombustibles sólidos como el pellet. Es el único del grupo de las energías renovables capaz de sustituir directamente a los combustibles fósiles ya que se obtiene a partir de la biomasa leñosa utilizando como materia prima restos de  la primera o segunda transformación de la madera.

El pellet, es la biomasa más conocida, eficiente y consumida por los usuarios, está formado por serrín de madera prensada, que se aglomera de forma natural por la lignina presente en la madera. Este material es el más popular puesto que  aporta un gran poder calorífico, produce muy poco residuo en forma de ceniza como resultante de la combustión, es de fácil almacenaje y ofrece la posibilidad de aplicación en estufas y calderas, permitiendo que funcionen de forma totalmente automática. Además, el CO2, que se emite durante su combustión es equivalente al que ya ha capturado el árbol durante su crecimiento, generándose un balance de CO2 neutral que no contribuyen al efecto invernadero. A todo esto, debemos de sumarle el control de los valores de alrededor de 20 parámetros (PCI, humedad, cenizas, durabilidad, azufre, cloro, …) que deben mantenerse en unos determinados límites establecidos por un estándar internacional (ISO-17225-2) al tiempo que entidades independientes (certificadores, auditores y laboratorios) aseguran su cumplimiento.