El transporte y almacenaje, una fase determinante en los pellets de calidad

Los pellets de calidad no solo se supervisan en la fábrica, ya que el traslado y almacenaje también puede alterar sus propiedades. Por eso, los sellos de calidad ENPlus, una de las certificaciones internacionales más prestigiosas, y con la que cuentan   todos los asociados de Apropellets, supervisan todo el proceso de distribución y no solo su fabricación.

Los pellets pueden distribuirse en tres formatos de venta: en sacos en sacos (normalmente paletizados para su transporte aunque se pueden comprar individualmente en algunos establecimientos), a granel o en big bags.

Transporte y entrega

Tanto en el transporte como en el almacenaje, son los pellets que se distribuyen a granel los que más expuestos están. Algunas de las recomendaciones básicas para su manejo son:

-Evitar que se mojen a causa de la lluvia o la condensación, ya que los pellets son hidrófilos, es decir, sensibles a la humedad.

-Deben manejarse con cuidado para evitar que terminen convertidos en finos (pellet desmenuzado-serrín) ya que los pellets de madera son muy sensibles al desgaste físico.

-Debe prevenirse que puedan contaminarse con ningún tipo de producto o impureza sólida ni líquida.

-Es recomendable comprobar su temperatura para evitar un autocalentamiento que puede conllevar un riesgo de incendio. Aunque es poco frecuente tras su producción y enfriamiento.

-Los vehículos de repartos deben estar equipados con un sistema de pesaje calibrado.

-Se debe apagar la caldera antes de la entrega de los pellets.

Almacenaje de los pellets

A la hora de disponer de un espacio para el almacenaje de los pellets, debe tenerse en cuenta que se adapte a las necesidades del camión que realizará la entrega, ya que aún en el caso de que se haga con manguera esta debe ser lo más corta posible para evitar roturas de los pellets y no debe superar los 30 metros.

El almacenaje debe contar con una capacidad mínima para disponer de los pellets suficientes para dos semanas de consumo máximo. Los almacenes pueden ser prefabricados o de obra. Los almacenes variarán en función del sistema de distribución y suministro de los pellets así como de las necesidades y del espacio disponible. Aunque, el requisito indispensable de todos los almacenes es que sean lugares secos y que estén construidos con materiales que no contaminen los pellets.

Atendiendo a estos factores que pueden condicionar el traslado y almacenaje de los pellets, una guía elaborada por la Asociación Española de Valorización de la Biomasa (Avebiom) recoge algunas de las recomendaciones básicas. Consúltala en el siguiente enlace.

Guía para el transporte y almacenaje de los pellets de madera.