Comunicado IEA: Las campañas que cuestionan el uso energético de la biomasa forestal carecen de datos clave

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El pasado mes de febrero, la Agencia Internacional de la Energía ((IEA Bioenergy TCP) ) publicó un comunicado en respuesta de las diversas campañas que aparecen en algunos medios y por parte de algunas asociaciones, en las que señala la falta de rigor, datos e información veraz  por parte de estas campañas, respecto al uso energético de la biomasa forestal. Por su interés, reproducimos el comunicado de la IEA traducido al español.

Existen diversas campañas y publicaciones simultáneas en los medios que cuestionan el uso de biomasa leñosa para la producción de energía renovable. Varios de ellos tergiversan la práctica forestal sobre el terreno y los sistemas de aprovechamiento de los biocombustibles forestales o leñosos, asociando el uso de biomasa leñosa para obtener energía con la sobreexplotación de los bosques, incluso la deforestación permanente y la “quema de árboles”.

En realidad, la bioenergía forestal es una parte integral del sector forestal que responde a la demanda de bioenergía mediante el diseño de enfoques de gestión forestal y procesos industriales para producir combustibles, calor y electricidad junto con troncos para aserrar,  producir papel y una multitud de otros productos de base biológica. Las campañas en los medios de comunicación también suelen ignorar los numerosos pasos que ya se han dado hacia la ordenación forestal sostenible, especialmente en Europa y América del Norte.

Si bien es cierto, que es importante identificar lo que se necesita para garantizar que la biomasa se produzca y utilice de manera responsable, las tergiversaciones que se lanzan, corren el riesgo de desacreditar la biomasa como un material sostenible y una fuente de energía, un hecho que podría tener consecuencias nefastas para las ambiciones globales de neutralidad de carbono.

Febrero de 2021: la combustión es hoy en día el medio más frecuente de convertir la biomasa leñosa en energía, especialmente en forma de calor y/o electricidad. Esto puede evocar la visión de “quema de árboles y bosques” en la mente del lector común e incluso de los científicos que no están familiarizados con la silvicultura sobre el terreno, ¡sin embargo, la realidad es muy diferente! Ya es bien sabido que cualquier aprovechamiento de la biomasa, ya sea para bioenergía, construcción, papel u otro uso, debe ocurrir dentro de los límites de la sostenibilidad. Esto implica principios de gestrión y aprovechamiento que brinden salvaguardas contra la sobreexplotación y mantengan la sostenibilidad ecológica, así como los valores culturales y recreativos.

No obstante, las campañas mediáticas actuales están asociando la bioenergía con el aprovechamiento irresponsable de la biomasa y la sobreexplotación de los bosques sin reconocer los muchos pasos que ya se han tomado para mitigar tales riesgos.

Por ejemplo, los esquemas de gestión forestal sostenible como los esquemas aprobados por FSC o PEFC, que se aplican a cientos de millones de hectáreas de bosques en todo el mundo, contienen requisitos claros para mantener los bosques y su biodiversidad. Muchos países han adoptado principios de ordenación forestal similares en sus legislaciones forestales nacionales o regionales. Además, en el contexto europeo – el foco de estas campañas mediáticas – la refundición de la Directiva de Energías Renovables impone requisitos adicionales para minimizar el riesgo de utilizar biomasa forestal derivada de prácticas insostenibles. La Directiva debe ser transpuesta a la legislación nacional por todos los Estados miembros de la UE antes del 30 de junio de 2021, y sus requisitos de sostenibilidad también deben ser cumplidos por la biomasa importada.

Varias campañas y publicaciones en los medios de comunicación que critican el uso de biomasa para obtener energía contienen conceptos erróneos, en particular tergiversando las prácticas forestales sostenibles sobre el terreno, ignorando que la producción y el uso de madera es parte del ciclo del carbono biogénico y desacreditando los principios internacionales de contabilidad de gases de efecto invernadero. IEA Bioenergy, y recientemente también el Centro Común de Investigación (JRC) de la Comisión Europea, han publicado informes y artículos para disipar algunos de estos conceptos erróneos en relación con la biomasa forestal y desintoxicar el debate en torno a la sostenibilidad de la bioenergía a base de madera.

Es importante tomarse un momento para analizar algunos datos clave sobre el uso de biomasa leñosa para obtener energía. Más específicamente:

¿Realmente necesitamos bioenergía?
La medida de mitigación del cambio climático más importante es transformar los sistemas de transporte y energía lo antes posible para que podamos dejar los combustibles fósiles por completo. La bioenergía sostenible está disponible ahora y es compatible con la infraestructura energética existente, lo que permite la sustitución inmediata de combustibles de carbón, gas natural o petróleo. Por lo tanto, puede desempeñar un papel importante en el apoyo a la transformación del sistema energético para lograr la neutralidad de carbono. Se presta mucha atención a la electricidad renovable, que también se está moviendo más rápido, pero otras formas de energía, en particular el calor y los combustibles para el transporte, reciben mucha menos atención. La bioenergía proporciona calor, electricidad y combustibles de transporte renovables y, de hecho, puede eliminar el CO 2.de la atmósfera (yendo más allá de la neutralidad de carbono) cuando se combina con la captura de carbono y el almacenamiento del CO 2 emitido . Puede respaldar la expansión de las energías renovables estacionales o intermitentes, como la energía solar o eólica, proporcionando energía de equilibrio y proporcionando soluciones para mercados que son difíciles de electrificar, o que requieren mucho tiempo de espera.

La combustión de biomasa también emite CO 2 , entonces, ¿cómo es esto mejor que los combustibles fósiles?
El CO 2 de la combustión de biomasa leñosa es parte del ciclo del carbono a corto plazo ; el carbono emitido fue absorbido previamente de la atmósfera y es absorbido nuevamente por los árboles en crecimiento en el bosque. Por lo tanto, siempre que los aprovechamientos no superen la absorción de carbono en el bosque, no aumentará las concentraciones de CO2 atmosférico . Por el contrario, el uso de combustibles fósiles provoca un flujo lineal de carbono desde los depósitos geológicos hacia la atmósfera. Solo comparando las emisiones de CO2 de la combustión, como a veces se hace, se pasa por alto esta diferencia fundamental entre carbono biogénico y fósil. Lo que importa es si el aumento del uso de la biomasa forestal para la energía es parte de un paradigma de manejo forestal cambiante que trae disminuciones o aumentos sistemáticos en la cantidad de carbono almacenado en los bosques. Si hay una disminución, esto disminuye los beneficios climáticos de la bioenergía forestal. Si hay un aumento, se mejora el beneficio climático.

¿Se talan los bosques para producir bioenergía?
Varias campañas y publicaciones en los medios de comunicación dan la impresión de que las masas forestales se cortan solo para obtener energía. Sin embargo, esto no refleja la práctica forestal sobre el terreno, particularmente en Europa o América del Norte, donde los bosques se gestionan para proporcionar múltiples productos forestales; como madera aserrada, papel, bioenergía y también otros productos de base biológica. Estos diferentes productos forestales juntos evitan las emisiones de carbono fósil al reemplazar productos con una alta huella de carbono, como los combustibles fósiles, el cemento, el acero o los plásticos y productos químicos a base de petróleo. Por ejemplo, alrededor del 90% del consumo mundial de calor industrial renovable se basa actualmente en la biomasa, principalmente en industrias que pueden utilizar sus propios desechos y residuos de biomasa, como los aserraderos y la industria de la pulpa y el papel. Al pasar de los combustibles fósiles a la biomasa, estas industrias pueden dejar de inyectar carbono fósil en la atmósfera. Además, las mejoras en la eficiencia energética y los cambios en los procesos industriales les permiten producir combustibles, calor y electricidad para usar en otros lugares, por ejemplo, para calentar hogares.

¿Utiliza la bioenergía madera en fuste valiosa?
La madera que se aprovecha para la bioenergía no es madera de alta calidad,  normalmente proviene de aclareos, maderas de baja calidad, madera recuperada, subproductos de los aprovechamientos forestales, o subproductos de la transformación de la madera. El  Joint Research Centre (JRC)  de la Comisión Europea puso de manifiesto que aproximadamente el 50% de la madera utilizada para bioenergía en la UE se deriva de subproductos, como subproductos de la industria forestal y madera postconsumo recuperada, el 17% de copas de árboles, ramas y otros residuos, y el 20% de la madera en fuste, que es principalmente madera de monte bajo, madera de raleo de fustes pequeños y fustes recolectados de mala calidad que no se pueden utilizar en los aserraderos o en la producción de pulpa y papel.

¿Podemos considerar la bioenergía de biomasa leñosa como renovable?
La biomasa forestal es un recurso renovable si se mantiene la productividad forestal, como se prescribe en los principios de la silvicultura sostenible . Sin embargo, la biomasa derivada de la deforestación permanente no debe reconocerse como renovable, por lo que se necesitan disposiciones para excluir estos casos de la ayuda, tanto para aplicaciones nacionales como para el comercio internacional.

Todos los actores en el sector ya reconocen la importancia de la ordenación forestal sostenible como condición previa para el aprovechamiento de la biomasa . La “gestión forestal sostenible” incluye, por ejemplo, la protección de áreas de alta biodiversidad, el manejo que asegura la regeneración después de la cosecha y el mantenimiento de la capacidad productiva, lo que significa que el bosque gestionado continúa convirtiendo el CO 2 atmosférico en madera.
Un aumento en la demanda de bioenergía y otros productos forestales, con requisitos de mercado claros para la práctica forestal sostenible, en realidad puede incentivar la reforestación y una mejor ordenación forestal, conduciendo a sistemas forestales más saludables y un mayor crecimiento en comparación con la situación en la que los bosques no se gestionan. La gestión forestal también reduce el riesgo de pérdida de reservas de carbono debido a incendios forestales y enfermedades / brotes de insectos, problemas que son cada vez más frecuentes con el cambio climático.

El uso de biomasa leñosa para satisfacer la creciente demanda de energía, así como sus objetivos de neutralidad de carbono, no debe excluirse porque puede haber riesgos de prácticas insostenibles. Más bien, la atención debe centrarse en qué prácticas, innovaciones y normativas políticas se requieren para garantizar el abastecimiento sostenible y la conversión eficiente a bioenergía y bioproductos.

 

 

El Programa de Colaboración Tecnológica de Bioenergía de la IEA (IEA Bioenergy TCP) es una red global de investigación e implementación de bioenergía, establecida bajo el mecanismo del Acuerdo de Implementación de la Agencia Internacional de Energía. El IEA Bioenergy TCP comprende una red mundial de expertos en todos los aspectos de la cadena de valor de la biomasa para energía, que pertenecen a la comunidad de investigadores, instituciones de educación superior, agencias gubernamentales e industria. IEA Bioenergy tiene una rica y excelente historia de fomentar y perpetuar el uso de la biomasa como fuente de energía, para ayudar a reducir la dependencia de los combustibles fósiles, tanto dentro como fuera de sus países miembros.
Más información: www.ieabioenergy.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *