La biomasa forestal como herramienta útil para la mitigación del cambio climático

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Es habitual cuando se leen artículos y noticias con respecto a la biomasa, y en especial la biomasa forestal, encontrarse con la utilización de conceptos erróneos y malentendidos de forma repetitiva, que terminan replicándose por diferentes medios de comunicación, sin una mínima verificación y mostrando una imagen del sector lejos de la realidad.

Resulta difícil encontrar un artículo crítico con la biomasa forestal, que no se centre en el caso particular de una única planta eléctrica británica, originariamente de carbón y actualmente alimentada por biomasa forestal procedente del suroeste de los Estados Unidos principalmente. Ejemplo poco representativo de la situación de los biocombustibles sólidos en Europa, y que, a pesar de los diferentes estudios positivos sobre su sostenibilidad y beneficios medioambientales, no es ni de lejos la más optima forma de aprovechamiento de la biomasa forestal, y que se da en la mayor parte de España y restos de países europeos.

El mayor mantra que se repite es negar o cuestionar la neutralidad de las emisiones de carbono de la biomasa forestal. Quizás aquí el mayor problema este en el uso de la terminología; neutralidad, emisiones cero, sin conocer exactamente lo que significan. Es evidente que la combustión de la biomasa forestal emite CO2, pero la cuestión aquí es la procedencia de ese CO2. Es bien sabido que el ciclo del carbono biogénico es parte fundamental de la vida en la tierra.

El problema del cambio climático es debido a la emisión y acumulación de carbono entre otros elementos en la atmosfera que procede de los combustibles fósiles, que ya no formaban parte del ciclo del CO2 biogénico de la tierra.

Cuando se protesta por la consideración de la bioenergía como neutra en carbono, y su aparente falta de contabilización de las emisiones durante su combustión en los inventarios de emisiones de gases de efecto invernadero; se desconoce o se oculta que estas emisiones ya son contabilizadas cuando se extrae la biomasa de los bosques en el sector LULUCF (cambio de uso de la tierra y forestal).

En el momento en el que se realizan las diferentes actividades silvícolas (poda, claras, clareos o cortas a hecho) se contabilizan como emisiones el carbono almacenado en los arboles cortados. En función del uso de esta materia prima forestal se considera que las emisiones se producen en el momento, o en un periodo de tiempo determinado en función de la vida de uso del producto de origen forestal (papel, paletas de madera, muebles, vigas, biomasa, etc.) alargando en algunos casos el almacenamiento y secuestro del CO2 en los productos de madera, frente a bosques que por enfermedades o incendios adelantarían la devolución del CO2 almacenado, al ciclo del carbono biogénico.

La contabilización de nuevo de las emisiones de carbono almacenado en la materia prima forestal durante la combustión resultaría, por tanto, en una doble contabilización de estas. Es falso entonces que, al hablar de emisiones neutras de la biomasa forestal, estas no se tengan en cuenta en los inventarios de emisiones de gases invernadero. Por supuesto, las emisiones asociadas a su transformación, logística, y transportes son también debidamente contabilizadas como el resto de los productos manufacturados y resto de fuentes de energía.

Otra de las afirmaciones habituales entre los críticos, es que la emisión del CO2 de forma abrupta durante la combustión no pude ser compensada de forma inmediata, dado el lento proceso de secuestro del CO2 durante el crecimiento de los árboles hasta alcanzar la edad en el que se produce el aprovechamiento forestal del árbol. A veces el uso de perogrulladas, desvían la atención sobre lo que realmente esta sucediendo, y sin faltar a la verdad, no describen la realidad.

Lo cierto es que la biomasa forestal es solo una pieza más, pequeña con respecto a otros productos, del sector forestal y maderero, un sector que para su propio sustento y continuidad necesita del mantenimiento y crecimiento de su principal materia prima, los árboles. Y esto solos se consigue bajo una gestión forestal sostenible que permita el aprovechamiento forestal racional a un ritmo por debajo del propio crecimiento de las masas forestales. Tal como sucede en Europa y de forma muy llamativa en España, que desaprovecha el enorme potencial existente en nuestras superficies forestales.

La biomasa forestal es renovable cuando los aprovechamientos forestales son debidamente gestionados de forma sostenible, tal como exigen las normativas y leyes en Europa, Estados Unidos, Canadá y gran parte del resto de países.

No se puede focalizar la atención en el árbol cortado, si no en la calidad del entorno forestal donde se producen los aprovechamientos, y la capacidad de secuestro de los sumideros forestales en su conjunto. Las emisiones asociadas por tanto a los aprovechamientos forestales, incluida la biomasa, son contrarrestadas por el propio crecimiento de los sumideros forestales en el muy corto plazo, y no en la reposición de un árbol en concreto. Los bosques están formados por árboles en diferente estado de crecimiento, con diferentes capacidades de absorción del CO2 atmosférico. Además, el secuestro y almacenamiento de carbono se produce en diferentes partes del árbol (hojas, ramas, tronco, raíces, etc.), y su vuelta al ciclo del carbono no tiene lugar en el mismo momento.

En Europa y en España, la mayor parte de la biomasa forestal procede del aprovechamiento de subproductos de la industria maderera. Es decir, cuando se corta un árbol, solo una parte va a su aprovechamiento como biomasa, generando múltiples productos de mayor valor añadido y los restos de biomasa que queda en el propio emplazamiento que entra a formar parte del ciclo forestal (raíces, hojas, etc.). En otro casos se aprovecha los subproductos de las tareas silvícolas asociadas para la mejora de la calidad y protección de las superficies forestales, mediante la corta de arboles de menor porte (claras y clareos) que en algunos casos no son aprovechables para productos de mayor valor, y que su abandono en el bosque suponen un riesgo (incendios, enfermedades).

Es habitual cuando se habla de biomasa, pensar o mostrar de forma premeditada los usos tradicionales de esta (leña, hogares abiertos (chimeneas), etc.). Usos aun generalizados en la mayor parte del planeta e incluso en Europa y España. A pesar del beneficio medioambiental frente al uso de otras fuentes fósiles más contaminantes, siempre se obvia que la biomasa forestal que se promueve y defiende conllevan una mejora sustancia de las eficiencias y de las emisiones frente a las tradicionales; y que el beneficio de la biomasa actual no solo se produce por el desplazamiento de los combustibles fósiles, si no por la sustitución de formas ya obsoletas del aprovechamiento de la biomasa.

Los pélets de madera certificados son el paradigma de estos nuevos biocombustibles sólidos garantizando una reducción de las emisiones y mejora sustancial de las eficiencias junto con el avance tecnológico de las estufas y calderas actuales. La quema aun hoy de biomasa húmeda en mucho de los hogares y pequeña industria en España y Europa es un problema que tiene solución, con las biomasas estandarizadas y normalizadas encabezadas por los pélets de madera. Es responsabilidad de las autoridades que la sociedad avance en el abandono de los combustibles fósiles, con ayuda de las biomasas normalizadas que aseguran unas humedades máximas que reducen las emisiones.

El aprovechamiento de la biomasa forestal mediante el uso de pélets de madera certificada para cubrir las necesidades térmicas en nuestros hogares e industrias reúne las garantías de sostenibilidad y calidad para asegurar los beneficios medioambientales, económicos y sociales, que facilitan el camino hacia una bioeconomía baja en carbono fundamental para luchar contra el cambio climático y la mitigación de sus efectos. Un acercamiento sin prejuicios a los entresijos de la biomasa del siglo XXI permitirá conocer de primera mano estos beneficios, y aclarar las dudas y desinformación que aparecen en los medios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *